Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Una lección de Ben & Jerry’s de sabor antiguo y desagradable

antisemitismo Ben & Jerry's judíosHace unos días, el 19 de julio, la multinacional de bienes de consumo Unilever, que también es la empresa matriz de Ben & Jerry’s, anunció que «es incompatible con sus valores que los helados Ben & Jerry’s se vendan en Territorio Palestino Ocupado (TPO)”. Aunque oficialmente Ben & Jerry’s pertenece a Unilever, en realidad la empresa mantiene sus principios en lo que respecta a cuestiones políticas. Según un ensayo publicado en la Stanford Social Innovation Review, Cohen y Greenfield, los judíos progresistas que fundaron la empresa con sede en Vermont, «intentaron conseguir [autonomía política] negociando la creación de un consejo independiente y fuerte para la filial, posterior a la adquisición». De hecho, hasta la fecha, el consejo de administración independiente de Ben & Jerry’s tiene total libertad en lo que respecta a las declaraciones políticas, incluso cuando afectan a la actividad comercial de la empresa, como en este caso.

Además, según JTA News, «Anuradha Mittal, presidenta del consejo, se mostró furiosa con la respuesta de Unilever y dijo a la NBC que Unilever «intentaba destruir el alma de la empresa. ‘Queremos que esta empresa esté dirigida por valores y no sea dictada por la empresa matriz'». Mittal no se enfadó con Unilever por prohibir una parte de Israel. Al contrario, según The Jerusalem Post / JPost.com, «el consejo de administración independiente de Ben & Jerry’s quería boicotear a Israel en su totalidad, pero el director general del fabricante de helados y la empresa matriz británica Unilever se lo impidieron».

En otras palabras, el viejo y desagradable sabor de Ben & Jerry’s es el «odio al Estado judío». No creen que Israel tenga derecho a existir y cubren su agenda con un manto de «justicia social». Pero no se trata de justicia; es un reflejo de la objeción de muchos judíos, especialmente en Estados Unidos, a la existencia de un Estado judío.

En mi opinión, hay dos niveles de relación con la declaración de la empresa. El primer nivel es el superficial: el contrato con Ben & Jerry’s no tiene ningún punto que especifique restricciones de venta en determinadas partes del país, por la razón que sea. Por lo tanto, esta demanda es un incumplimiento de contrato y el Estado de Israel debería responder con determinación y prohibir la venta de productos de Ben & Jerry’s en todo Israel. En lugar de la franquicia para fabricar y distribuir el helado en Israel, el concesionario israelí debería vender su propio helado o firmar un contrato con otra empresa multinacional. En resumen, si se vuelven políticos contra Israel, Israel debería volverse políticos contra ellos.

Pero el nivel más profundo es el más importante. El hecho de que dos judíos lideren una campaña contra Israel es, en realidad, natural; es un reflejo de su aversión a su deber con el mundo. No les servirá de nada. Los judíos alemanes tenían las mismas opiniones antes de que Hitler llegara al poder, pero no les ayudó en absoluto, una vez que los nazis llegaron al poder. Ahora, también, la agenda anti-Israel no ayudará a los judíos estadounidenses; los antisemitas locales se ocuparán de ellos igual que lo hicieron los nazis bajo Hitler.

No hay nada que los judíos no quieran dar a las naciones del mundo a cambio de cierta simpatía. Renunciaría a su identidad, a su tradición, a su historia, a su soberanía, a todo, con tal de caerle bien al mundo. Pero todos esos «regalos» que los judíos están dispuestos a dar al mundo, aumentan la división dentro del pueblo judío e intensifican el odio del mundo hacia nosotros. Si pudiéramos elevarnos por encima de nuestras diferencias y unirnos al menos un día, veríamos que eso es lo que el mundo realmente quiere de nosotros: nuestra unidad, no otros regalos.

Además, si nos uniéramos, el mundo entendería por qué los judíos necesitan su propio país: para crear un lugar donde puedan unirse por encima de sus desavenencias y dar ejemplo de que el amor cubre todas las transgresiones, como escribió el rey Salomón (Proverbios 10:12). La razón por la que algunos judíos no quieren que exista un Estado soberano de Israel ni aún en un territorio totalmente indiscutible, es que, inconscientemente, no quieren la carga de ser una nación modelo, una empresa pionera que una a la gente de todas las culturas, etnias y credos, bajo la ideología de unidad por encima de todo. Esta fue la ideología que forjó la condición de pueblo de nuestros antepasados, esta es la razón por la que «Ama a tu prójimo como a ti mismo» es el lema que abarca toda la Torá y esta es la responsabilidad de los judíos: dar ejemplo poniendo en práctica este credo tan sublime que existe, el sistema de unir a completos desconocidos «como un hombre con un corazón». Los judíos que niegan el derecho de Israel a existir, tratan de impedir que se le de al mundo de este precioso regalo.

Para obtener una explicación más detallada, consulta el enlace a continuación: “La elección judía: Unidad o antisemitismo, Hechos históricos sobre el antisemitismo como reflexión sobre la desunión social entre judíos”.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Antisemitismo, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*