Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Podemos hacer que la inflación trabaje a favor nuestro

inflación economía

Compradores en la sección de frutas y verduras en un supermercado Whole Foods Market en Nueva York, martes 14/dic/21. Los precios más altos de los comestibles están rompiendo los presupuestos de los compradores. (Foto de Richard B. Levine)

En todo el mundo occidental, los precios están aumentando. En Estados Unidos, los precios al consumidor han subido más de un 6%, el mayor aumento desde la década de 1990. En Alemania, los precios subieron un 4.5% y en el Reino Unido, un 5.1%. Estas economías líderes demuestran lo que sucede en Europa y América del Norte. Los expertos nos dicen que los atascos en las cadenas de suministro crearon escasez de productos básicos y materias primas y aumento en la demanda, eso hace que los precios suban en espiral.

Creo que podemos hacer que la inflación funcione a favor nuestro. Podemos convertirla en oportunidad para repensar nuestro sistema de valores y averiguar si hay algo más que se pueda disfrutar, además de las compras, cosas que sean más satisfactorias y menos costosas para nosotros y para nuestro planeta.

Actualmente, producimos mucho más de lo que necesitamos. Tiramos la mitad de la comida, fabricamos cantidades sin precedentes de armas de todo tipo y tiramos a la basura celulares en perfecto estado para comprar el último modelo. También aplicamos este enfoque sin sentido a ropa, calzado y muchos otros bienes. ¿Nos sentimos más felices cuando actuamos así? Pero, muy brevemente, antes de hundirnos en una depresión aún más profunda. Mientras tanto, nuestras compras excesivas e innecesarias provocan retrasos en las cadenas de suministro, donde no debería haber habido ninguno.

El frenesí de las compras no ayuda a nadie. Estamos llenando el suelo y los océanos de basura y desechos, contaminándolos con plástico y toxinas, envenenándonos a nosotros mismos, a los animales y a los peces. Los únicos que se benefician de este ciclo, son los dueños de negocios, que ven crecer el número de ceros en sus cuentas bancarias, aunque el dinero esté ahí inútil.

Hay una alternativa: podemos producir tanto como necesitemos para vivir cómodamente, que es menos de la mitad de lo que producimos ahora, comprar sólo lo que necesitamos y pasar el resto del tiempo uniéndonos unos a otros. En lugar de derivar placer sin sentido de los nuevos teléfonos inteligentes, disfrutaremos de lazos más fuertes entre nosotros, mayor sentido de pertenencia y seguridad y la sensación de estar rodeados de personas que se preocupan por nosotros, en lugar de alienarnos.

Esto no es una idea nueva. El Instituto ARI escribió sobre esto en 2012 en el libro Beneficios de la nueva economía y unos años más tarde, el columnista del New York Times, Thomas Friedman, expresó ideas similares cuando escribió en 2017, que en el futuro, la gente tendrá que “crear más valor con el corazón y entre los corazones». A esto, agregó, “Solíamos trabajar con las manos. Las máquinas lo reemplazaron, luego lo hicimos con la cabeza en la economía del conocimiento. … Ahora, creo que vamos a trabajar más con nuestro corazón».

Para romper el atasco en el que todo está estancado, por nuestra excesiva competitividad y alienación, debemos pasar de perseguir placeres materiales, que no traen felicidad duradera y cobran un fuerte impuesto ambiental, a placeres espirituales que vienen de mejorar y fortalecer a la familia y los lazos comunitarios y realzan el sentimiento general de responsabilidad mutua en la sociedad.

Esa transición aún requiere explicación. La gente está «programada» para sospechar y alienarse del mundo. Si queremos una sociedad sostenible, debemos “reprogramarnos” para ser los seres sociales que alguna vez fuimos. Podemos esperar un poco más si queremos, pero debemos hacerlo más temprano que tarde. Mientras más esperemos, más convincente será nuestro cambio de valores, pues las cadenas de suministro rotas y todos los problemas que plagan nuestro mundo no se curarán por sí solos. O los curamos despojándonos de lo redundante y adoptando un enfoque más solidario entre nosotros y nuestro planeta o la vida nos despojará de cualquier cosa que no sea absolutamente necesaria.

Etiquetado con:
Publicado en: News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*