Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Pasión por el poder

hegemonía china chinos

[El presidente chino, Xi Jinping se prepara para salir al final de la sesión de cierre del Congreso Nacional del Pueblo (NPC) en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, China, 11/mar/21. Reuters / Carlos García Rawlins]

Hace unas semanas, un titular sorprendente en el Daily Mail anunció: “Escuelas británicas se venden a Beijing: no sólo las instituciones privadas son compradas por las empresas chinas, sino que algunas están dando lecciones aprobadas por comunistas y son una amenaza para la libertad de expresión”. También afirman que “Cientos de escuelas independientes que, por la pandemia, quedaron en situación financiera difícil, son el blanco de los inversionistas chinos” y “los expertos anticipan un ‘frenesí de compras’ por empresas, incluidas algunas dirigidas por miembros de alto rango de gobierno del Partido Comunista Chino (PCCh), que busca ampliar su influencia en el sistema educativo de Gran Bretaña”. Hasta la fecha, “17 escuelas ya son propiedad de empresas chinas”, 9 de ellas “son propiedad de empresas cuyos fundador o jefe, son altos miembros del PCCh”.

Esto no debería sorprendernos. Los chinos ni siquiera ocultan sus intenciones. Según el reportaje, “una empresa admitió que compró escuelas británicas, para apoyar la controvertida estrategia china de La franja y la ruta, cuyo objetivo es expandir la influencia global de Beijing”.

De hecho, creo que hay mucho más que eso. La agenda china es muy simple: conquistar el mundo sin destruirlo. Y como no son europeos ni estadounidenses, tienen que tomar otros atajos, como pasar por el sistema educativo, pero esto no los detendrá. Lo único que quieren los chinos es: hegemonía china. No hay ideología ni socialismo ni comunismo ni capitalismo. No necesitas renunciar a nada para darles el dominio, por eso, su ambición es tan esquiva. No quieren poder para promover una idea, sino poder por poder. Una vez que compran algo, saben que es suyo y eso es todo; están felices de que sea suyo.

¿Qué significa esto para nosotros? Es una pantalla del ego, muy simple. Por siglos, el ego chino estuvo latente, ahora está estallando.

Con toda honestidad, si puedo obtener lo que necesito, el servicio o el producto que quiero, no me importa quién lo tenga. Por eso, no veo ningún problema real, tratan de invadir sigilosamente. Si compran una empresa y sigue funcionando como antes, ¿Qué diferencia hay? La propiedad no es lo que preocupa.

Creo que el punto más importante es que debemos saber que si queremos usar algo correctamente, sólo se puede hacer con conexión y dependencia mutuas. No hay ninguna diferencia en el nombre del propietario. Debemos cambiar nuestra atención, de luchas por poder, a una lucha por conexión, para la unidad de la humanidad.

La sospecha y la enemistad del mundo se intensifican hasta el punto de acercarnos a otra guerra mundial. Nadie ganará esta guerra, pues todos dependemos unos de otros, pero, a menos que lo entendamos, iremos a la guerra de todos modos y todos perderemos, será terrible.

Por eso, si queremos seguridad, debemos cambiar nuestro enfoque de pasión por el poder a pasión por la conexión. Y mientras más nos unamos, más rápido se extenderá.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “Pasión por el poder
  1. Rosa Maria Lomeli Delgado dice:

    Gran verdad, lo estamos viviendo el grado de pasión x el poder solo x el poder de qué???? Y si efectivamente lo que ustedes comparten es verdad. Esto me entristece. 😔😔😔

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*