Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Igualdad ad absurdum

igualdad

[Una copia del libro para niños “If I Ran The Zoo” del Dr. Seuss, que el editor dijo que ya no se publicará, se ve en esta ilustración fotográfica tomada en Brooklyn, Nueva York, EUA, 2/mar/21. REUTERS / Brendan McDermid / Ilustración REFILE]

Recientemente, seis de los populares libros para niños, del Dr. Seuss, fueron excluidos de Amazon, por tener ostensiblemente contenido “racista”. Cuando era niño, el Dr. Seuss, de ascendencia alemana, fue víctima de prejuicios después de sufrir una agresión anti-alemana tras el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914. Irónicamente, ahora sus propios libros han sido prohibidos por, ostensiblemente contener frases racistas. Esta acusación es tan absurda que la gente respondió comprando tantos libros del Dr. Seuss que se han elevado a la cima de la lista de los más vendidos de Amazon, son nueve de los 10 libros más importantes del mercado.

Lo absurdo de la búsqueda de la igualdad no se detiene con el Dr. Seuss. En muchas empresas de alta tecnología y en otras áreas, se ha convertido en requisito, que cierto porcentaje de ejecutivos sean mujeres u hombres, independientemente de sus habilidades. En algunos casos, las mujeres deben asistir a las reuniones incluso si no se son de sus áreas de especialización, participar en los procesos de toma de decisiones e incluso emitir su voto a pesar de que todos son conscientes de que no tienen ni idea del tema, pero si no se incluye a ninguna mujer en la votación, la decisión será inválida.

Otro lugar donde la búsqueda de igualdad ha trascendido los límites de la razón son las computadoras. Términos como “lista negra” y “lista blanca” se reemplazaron en muchos casos por “lista de denegación” y “lista permitida” y los términos “maestro” y “esclavo” en las redes informáticas se reemplazaron por “primario” y “secundario.” De hecho, la búsqueda de la igualdad alcanzó proporciones absurdas.

No podemos evitarlo; la gente siempre ha sido, es y será, diferente. ¡Esto es lo que debe ser! Las diferencias no hacen que las personas sean mejores o peores, superiores o inferiores, pero esforzarse por hacerlas iguales, eso las hace miserables. ¡La gente no nace igual, porque todos somos únicos! Borrar nuestra singularidad es exactamente lo que nos perjudica. En lugar de tratar de cortar a todos de acuerdo con las medidas del lecho moral de Procusto, para que todos parezcan iguales e igualmente infelices, debemos abrazar nuestras diferencias porque lo que una persona aporta a la sociedad, ninguna otra persona lo puede dar.

No deberíamos tratar de instalar el mismo estatus para todos en la sociedad, sino cultivar el mismo aprecio y cuidado por todos los miembros de la sociedad, apreciar la contribución única de todos. Si nos valoramos unos a otros, no tendremos que preocuparnos por la discriminación ni por inequidad, ya que nuestra preocupación por los demás generará relaciones positivas entre todos.

Piensa en una madre con dos hijos: no cree que sus hijos sean lo mismo ni iguales, pero eso no quiere decir que no los quiera por igual. Si uno de ellos aprende más lento que el otro, podría contratar a un tutor para ayudar al niño con dificultades. Esto no significa que discrimine a uno de sus hijos. Simplemente atiende las diferentes necesidades de sus hijos por igual. Dado que un niño necesita más ayuda que el otro, la madre responde en consecuencia.

Por lo tanto, si queremos vivir en una sociedad en la que todos sean felices, no es necesario que intentemos que sean iguales, ¡sino que sean amorosos! El cuidado mutuo es la única garantía que podemos dar al bienestar de la sociedad y de todos los que viven en ella. Luchar contra el racismo, el antisemitismo, el chovinismo o cualquier tipo de discriminación nunca ha resuelto nada. Sólo si tratamos de construir cercanía, cuidado y aprecio mutuo, pondremos fin a la intolerancia en nuestra sociedad y formaremos comunidades verdaderamente saludables y agradables para vivir.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “Igualdad ad absurdum
  1. Rosa María Lomeli Delgado dice:

    Excelente 🌹 gran verdad. La intolerancia e ignorancia está al día, a pesar de lo que estamos viviendo 😞. Muchas gracias. Estoy aprendiendo pero más practicando. Es una bendición sus participaciones. Bendiciones infinitas 🙏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*