Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Cuando el ego se pudre

el ego

[Llamas arden cerca de los manifestantes, a medida que se enfrentan a oficiales de policía durante una demostración contra la represión policiaca en reuniones, Atenas, Grecia, 9/mar/21. Reuters / Alkis Konstantinidis]

Desde que tenemos memoria, el ego ha sido nuestro aliado. Nos ha dado grandes logros: salimos de las cavernas, desarrollamos la agricultura y aprendimos a producir nuestra propia comida, nos convertimos en señores de la tierra y del cielo, derrotamos plagas y permitimos que todos en la tierra, potencialmente, tengan una vida de la que, hace sólo dos siglos, únicamente eran dignos los reyes.

Aunque no todos lo logramos. Algunos disfrutan de una riqueza inimaginable, otros están peor que sus antepasados; mueren como moscas sin comida ni agua ni dignidad. Tal vez derrotamos las plagas, pero parece que nosotros mismos nos volvimos una plaga que está infestando al mundo de rabia y odio por nuestros semejantes, por la vida y por el planeta. El ego, que nos consiguió todo lo que tenemos, parece haberse podrido y ahora está destruyendo todo lo que logramos con él.

Cuando usamos el ego para crecer y desarrollarnos, funcionó a nuestro favor.

Siempre hemos usado al ego, no sólo para nuestro desarrollo, también para derrotar a enemigos y rivales, pero no dejábamos que se apoderara de nosotros. En las últimas décadas, el ego se apoderó de todo lo que hacemos y nuestras relaciones ya no se basan en el deseo de construirnos a nosotros mismos, sino en gran medida y tal vez principalmente, en la aspiración de herir, humillar e incluso destruir a otros. Una vez que el ego comienza a enfocarse en destruir, lo arruina todo. Cuando esto sucede, es hora de despedirnos de él, antes de que nos arrastre a otra guerra mundial.

Aún no lo vemos; pensamos que el ego es nuestro amigo, pero como los padres les dicen a sus hijos, «¡Aléjate de las malas compañías!» El ego ahora es una mala compañía porque no busca más que problemas, luchar contra todos y destruirlos, por eso debemos alejarnos o nos arrastrará con él.

Hay una alternativa: el camino a seguir es unir manos y fuerzas. El ego puede no estar satisfecho, porque no destruiremos a nadie, pero nosotros, a diferencia del ego, ganaremos seguridad, alegría y confianza en nuestro futuro. Hoy, sólo una sociedad unida puede prosperar. Sólo cuando gente de diferente origen, creencias e ideologías se unen, pueden crear una sociedad vital y flexible que se adapte a las circunstancias cambiantes del mundo. Cuando reina una sola ideología, rápidamente se vuelve rígida y frágil y colapsará en poco tiempo. Sólo ve lo que sucedió en la Alemania nazi, la Italia fascista y la Unión Soviética Comunista, para darte cuenta de que para tener éxito, la diversidad es un requisito y la diversidad no puede prosperar donde reina el ego. Es hora de destronar al ego.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “Cuando el ego se pudre
  1. Rosa Maria Lomeli Delgado dice:

    Buen dia, muchisimas gracias, este correo es una gran bendicion para mi vida. Dios los bendiga grandemente 🌷

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*