Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Con nuestras manos en la válvula

antisemitismo judíos

[Foto de pantalla: Mel Gibson habla a los reporteros, en la fiesta Vanity Fair Oscar, después de su arresto, dijo: “Los judíos son responsables de todas las guerras en el mundo”.]

Dondequiera que mires, alrededor del mundo, el antisemitismo va en aumento. En Argentina, la policía evitó un ataque mortal a una sinagoga, que estaba previsto para un sábado, cuando las sinagogas están abarrotadas. En Francia, el Tribunal de Casación absolvió de responsabilidad penal al asesino de Sarah Halimi, mujer judía, en 2017, porque tomó cannabis antes de golpearla brutalmente y arrojarla por la ventana del tercer piso gritando en árabe: Allahu akbar [Dios es grande]. Según la Liga Anti Difamación, en 2020, hubo más de 2,000 incidentes antisemitas en EUA. De manera similar, la Oficina Federal de Policía Criminal de Alemania, informó que el número de delitos antisemitas en el país fue de 2,351. Incluso las noticias sobre el desastre del Monte Meron, en el que 45 judíos ortodoxos murieron en una estampida, incluidos varios niños y jóvenes, se describió con vitriolo en las redes sociales. Muchos escribieron comentarios audaces como “Dios, envía tu ira sobre los judíos” y “Gracias a Dios, continuarán su festival del fuego en el infierno”.

El antisemitismo siempre ha estado omnipresente y siempre ha llevado a la violencia contra los judíos, pero nunca fue tan generalizado y todo al mismo tiempo. A nivel personal y social, los judíos; individuales y comunidades, de todo el mundo, se enfrentan a un pico que hace que muchos busquen lugares alternativos para vivir, pero no hay muchas opciones. A nivel internacional, el antisemitismo institucional, disfrazado de antisionismo, se expresa en ataques coordinados en la ONU y otras organizaciones internacionales, contra Israel.

Además, el apoyo de EUA a Israel se está desvaneciendo; su enfoque se  desplaza a renovar el acuerdo con Irán, cuyo objetivo explícito es destruir al Estado de Israel. También Europa, cuya postura antiisraelí ha sido durante mucho tiempo un desafío para el Estado judío, apoya a las organizaciones musulmanas chiítas, respaldadas por Irán, a las que la propia UE ha definido como organizaciones terroristas.

¿Por qué el mundo culpa a los judíos y a Israel por todos sus males? ¿por qué la gente nos acusa de cosas como; crear el virus Covid-19 y antes, el virus del VIH? ¿por qué nos acusó de querer destruir el mundo y tomar el control de él, durante la Gran Recesión de 2008? ¿por qué mucha gente siente que Israel es aliado de Al Qaeda? En resumen, ¿por qué la gente siente, como el enfurecido actor Mel Gibson, que “Los judíos son responsables de todas las guerras del mundo” o como fanfarroneó el general retirado William Boykin, “Los judíos son el problema; los judíos son la causa de todos los problemas del mundo”?

Curiosamente, nuestros sabios parecen estar de acuerdo con los antisemitas, en que los problemas del mundo son, de alguna manera, culpa nuestra. Los sabios del Talmud escribieron: “Ninguna calamidad llega al mundo sino por Israel” (Yevamot, 63a). El rabino Shimon también escribe en El libro del Zóhar, que las acciones injustas de Israel “provocan que haya pobreza, ruina, robo, saqueos, asesinatos y destrucción en el mundo” (Tikkuney Zóhar, Tikkun 30). A principios del siglo XX, el rabino Yehuda Leib Arie Altar, el ADMOR de Gur, escribió en su composición principal Sefat Emet: “Los hijos de Israel se hicieron responsables de la corrección del mundo… Y a eso respondieron: ’Lo que el Señor dijo, lo haremos’: corregir a toda la Creación…” Y concluye, “En verdad, todo depende de los hijos de Israel”.

Si indagamos la razón por la que nuestros sabios y el mundo ponen la responsabilidad de nuestros males en nuestro regazo, encontraremos que la causa de ambos es nuestra división interna. Las naciones nos culpan por sembrar la división entre ellas y nuestros sabios señalan nuestro odio mutuo, como lo que nos impide difundir el amor en el mundo.

En consecuencia, en su composición El libro de unos pocos, el rabino Hillel Tzeitlin escribe que “Si Israel es el único redentor verdadero del mundo, debe ser apto para esa redención. Israel debe redimir primero su propia alma, la santidad de su alma”. ¿Cómo propone Tzeitlin que lo logremos? “Con este propósito, deseo establecer con este libro, la ‘unidad de Israel’ … Si se funda, la unidad de los individuos, tendrá el propósito de … corregir todos los males de la nación y del mundo”.

De manera similar, el gran cabalista del siglo XX, el rabino Yehuda Ashlag, escribió en su ensayo Garantía mutua: “Depende de la nación israelí capacitarse a sí misma y a todo el mundo … para desarrollarse, hasta tomar esa sublime obra de amor a los demás, que es la escalera hacia el propósito de la Creación”.

Así, cuando ves el mundo y ves que la enemistad entre la gente y entre las naciones se extiende como el fuego en la maleza y que no hay agua alrededor para apagarlo, te das cuenta de que tenemos nuestras manos en la válvula y de que somos nosotros los que la mantenemos cerrada. Conscientemente o no, la gente siente que los judíos son responsables de sus problemas, pero no comprende el porqué. No puede ver que, con nuestra división interna y odio mutuo, somos responsables de sus problemas y que eso les impide lograr unidad entre ellos. De hecho, esta lección es para que la aprendamos y la ejecutemos. Porque finalmente, como señala el gran Rav Kook en su libro Orot, “En Israel está el secreto de la unidad del mundo”.

Para obtener más información, consulta los libros: Como un Manojo de Cañas: Por qué la unidad y la responsabilidad mutua están hoy en la agenda del día y “La elección judía: Unidad o antisemitismo, Hechos históricos sobre el antisemitismo como reflexión sobre la desunión social entre judíos”.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Antisemitismo, Judíos, News
Un comentario sobre “Con nuestras manos en la válvula
  1. Rosa Maria Lomeli Delgado dice:

    Unidad y responsabilidad eso me haría vivir en la conciencia de unidad, es como saber que estoy en el mundo pero no soy del mundo? Estoy trabajando en ello. Muchas gracias 🌹 Dios los bendiga grandemente 🙏🌹

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*