Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

La justicia es ciega, hasta que se refiere a Israel

IsraelUna vez más se señala a Israel, pues se anunció recientemente la amenaza de ser incluido en el expediente de la Corte Penal Internacional en La Haya, por presuntos crímenes de guerra. Mientras tanto, las acciones de regímenes descaradamente opresores, convenientemente, son pasadas por alto. ¿Cómo se puede explicar el «trato especial» hacia la nación judía, si no es por motivos antisemitas? Tenemos que entender de dónde viene el odio. No es resultado de lo que hacemos, sino de lo que no hacemos: unir al mundo.

La comunidad internacional nos ve a través de una lupa. Nos odia y quiere ver el fin de la empresa israelí. Día a día, las organizaciones hostiles se están levantando y se multiplican en nuestra contra y los que mostraron cierta moderación en el pasado, en línea con las políticas amistosas de la anterior administración de EUA hacia Israel, ahora se sienten más cómodos para actuar en sintonía con la nueva Casa Blanca.

Podemos seguir luchando contra los que no están de nuestro lado, nuestra reacción instintiva es devolver el odio, pero esto sólo confunde nuestra visión y desdibuja nuestro pensamiento. Necesitamos entender el odio desde un nivel más profundo, desde un rol interno, orientado a la meta que se le exige al pueblo judío.

Somos los que no superamos el odio y el rechazo entre nosotros y las naciones del mundo reflejan el estado de nuestras relaciones.

De hecho, la hostilidad contra nosotros no es por lo que necesitamos autodefensa, sino por nuestra falta de conciencia de lo que el mundo nos exige: conectarnos y dar al mundo el sistema para la conexión definitiva.

La nación de Israel fue creada de manera diferente a las demás naciones. La nuestra es una nación fundada para servir como modelo para la conexión futura de la humanidad y de las naciones del mundo. Por eso se creó Israel, ese es nuestro destino. Además, es lo que el mundo, sin saberlo, espera de nosotros. Instintivamente sienten que los judíos saben cómo lograr paz y prosperidad en el mundo, pero no lo comparten y su queja se manifiesta como antisemitismo.

Por eso, comprender nuestros antecedentes es clave para entender que el pueblo judío no es una nación en el sentido común de la palabra, sino un grupo de gente de tribus y culturas diferentes que se unió a una idea. Esta perspectiva común da indicios de que hay una fuerza que gobierna el universo, la fuerza de unidad, el único poder que puede conectarnos por encima de nuestras diferencias.

Al pie del monte Sinaí acordamos unirnos “como un hombre con un corazón” y se nos dio el código de derecho para conducir una sociedad cuyos miembros estén unidos de corazón.

La tarea que nos encomendaron es tan válida ahora como lo fue entonces y el mundo exige que la cumplamos. ¿Es Israel perjudicial para el mundo? Sí somos, porque no superamos nuestra profunda división y no nos unimos. Por eso, la única solución para poner fin a la animadversión contra la nación judía es convertirnos en un pueblo unido. Como escribió el cabalista Yehuda Ashlag durante la Segunda Guerra Mundial en su artículo de 1940, La nación:

«También es claro que el enorme esfuerzo que nos exige el accidentado camino que tenemos por delante, requiere que todas las partes de la nación, sin excepción, logren una unidad tan sólida y tan dura como el acero. Si no salimos con filas unidas hacia las poderosas fuerzas que se interponen en nuestro camino para hacernos daño, descubriremos que nuestra esperanza está condenada de antemano «.

Por eso, si dentro de nosotros podemos encontrar el deseo de unirnos y avivar sus llamas, nos convertiremos en una fuerza positiva que impregnará al mundo y el odio contra nosotros se desvanecerá.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Antisemitismo, Judíos, News
Un comentario sobre “La justicia es ciega, hasta que se refiere a Israel
  1. Rosa María Lomeli Delgado dice:

    Buen día, muchísimas gracias 🙏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*