Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Deseos para el Año Nuevo

año nuevo

En menos de un mes, estaremos deseándonos unos a otros, Shanah Tova (buen año), el equivalente hebreo de Feliz Año Nuevo. Pero el comienzo del año hebreo no es sólo una época de alegría. Ante todo, es un momento de reflexión. Este año, parece especialmente pertinente reflexionar sobre dónde estamos, hacia dónde vamos y qué podemos hacer para que este año y los siguientes sean más seguros, más felices y mejores para nosotros, para nuestros seres queridos y para toda la humanidad.

Nosotros, el pueblo de Israel, somos un fenómeno único en la historia de la humanidad. Igual que a Estados Unidos, venimos de todas partes, descendientes de tribus y clanes de todo el Creciente Fértil. A veces, las tribus eran enemigas, a veces desconocidas. Pero a diferencia de Estados Unidos, los que dejaron sus tribus se unieron bajo Abraham y Moisés, abandonaron su ego y se comprometieron a ser «como un hombre con un corazón». Hasta entonces se convirtieron en nación.

Y cuando nuestros antepasados tomaron ese juramento, también se les asignó la tarea de ser «luz para las naciones», de difundir su método de unidad por encima de la hostilidad en el mundo, para que todos pudieran convertirse en una sola nación global. En uno de los momentos finales de grandeza, nuestro gran maestro, el rabino Akiva, nos dejó un legado, la esencia de nuestra ley: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Esto, dijo, es toda la Torá.

Lo olvidamos. Sucumbimos al odio a nuestros hermanos, a la desunión, a la astucia, a la calumnia y a la burla. Una y otra vez le demostramos al mundo que no merecemos ser «luz para las naciones», pues no somos fieles a nuestro legado de unidad por encima de la hostilidad o como dijo el rey Salomón, «El amor cubrirá todos los delitos» (Proverbios, 10:12).

Así que, en esta temporada de grandes fiestas, deseo que el pueblo de Israel sea el Pueblo de Israel. De hecho, deseo para el mundo que Israel sea Israel, pues sé que cuando Israel sea lo que debería ser, unido en responsabilidad mutua y amando al prójimo como a sí mismo, el mundo se elevará por encima de disputas y animosidad y la paz imperará en el planeta.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Judíos, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*