Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

¿A dónde vamos desde aquí?

a dónde vamos desde aquí Israel Gaza guerra

[Gente camina junto a vehículos quemados al entrar a un edificio después de violentos enfrentamientos en la ciudad de Lod, Israel entre manifestantes árabes israelíes y la policía, en medio de altas tensiones por las hostilidades entre Israel y militantes de Gaza y tensiones en Jerusalén 12/may/21. REUTERS / Ronen Zvulun]

Ni siquiera nos hemos recuperado de la Covid-19 y ya estamos en guerra con nuestros vecinos. Y esta vez, no es sólo con nuestros vecinos al otro lado de la frontera de Gaza, sino literalmente con nuestros vecinos de al lado: los árabes israelíes que han vivido pacíficamente con los israelíes durante más de cinco décadas. De hecho, la mayoría de los jóvenes en los disturbios, nunca han conocido otra cosa que vivir pacíficamente junto a los israelíes. Trabajan en Israel, con judíos israelíes, fueron a universidades israelíes con judíos israelíes y envían a sus representantes al parlamento israelí, la Kneset. Sin embargo, ahora están provocando disturbios contra los judíos, izando banderas de Palestina, donde no quieren vivir y quemando la bandera israelí, donde sí quieren vivir. Están linchando, disparando y apedreando a judíos, quemando tiendas, sinagogas y automóviles de propiedad judía y cantan «Muerte a los judíos».

Para nosotros, los judíos, esto es un gran impacto. La mayoría de los israelíes no se imaginaban que esto era lo que sentían sus vecinos árabes por ellos. La situación requiere un ajuste de cuentas serio. Necesitamos contemplar hacia dónde vamos desde aquí y por qué estamos aquí en primer lugar. Ninguna otra nación necesita hacer estas preguntas, pero nosotros, los judíos, debemos hacerlas. Porque si no podemos explicarnos a nosotros mismos y lo más importante, al mundo, por qué existimos y por qué específicamente, aquí en Israel, no tendremos ningún derecho moral de estar aquí ni de estar en absoluto.

Nos decirnos a nosotros mismos que estamos aquí porque, tras el Holocausto, necesitábamos salvarnos del antisemitismo, no es la respuesta. Las naciones ya lamentan haber votado a favor del establecimiento de un Estado judío en Palestina, en noviembre de 1947. Aún no han decidido revertir esa decisión, pero si tuvieran que votar de nuevo, votarían abrumadoramente en contra de toda la idea.

Entonces, ¿Qué debemos hacer? Debemos recordarnos a nosotros mismos que estamos aquí, no para construir un refugio contra el antisemitismo, sino para restablecer nuestra condición de pueblo. Nos convertimos en nación al pie del monte. Sinaí, cuando nos comprometimos a unirnos «como un hombre con un corazón” e inmediatamente se nos encomendó la tarea de transmitir esa unidad al resto del mundo o como lo expresa la Torá, ser «luz para las naciones». Por eso el Viejo Hillel le dijo al hombre que le preguntó qué significaba ser judío: “Lo que odias, no lo hagas a tu prójimo; esto es toda la Torá, el resto es comentario” (Shabat, 31a). Esta es también la razón por la que Rabí Akiva, cuyos discípulos escribieron tanto la Mishná como El libro del Zóhar, dijo que “Ama a tu prójimo como a ti mismo” es la ley principal de la Torá (Talmud de Jerusalén, Nedarim, 30b). Deberíamos preguntarnos si cumplimos con esta ley, porque si no lo hacemos, no merecemos estar aquí.

Creo que la verdad es evidente. Día a día, nuestro odio mutuo es más intenso y venenoso. En consecuencia, la pasión de nuestros vecinos por echarnos de aquí se intensifica proporcionalmente. La ecuación es clara y sencilla; sólo tenemos que ser lo suficientemente honestos para verlo: cuando nos odiamos, ellos nos odian; cuando queremos destruirnos unos a otros (como hicimos en el Segundo Templo), ellos quieren destruirnos.

Pero, lo contrario es igualmente cierto: cuando nos amamos, ellos nos aman. Determinamos nuestro destino, determinando nuestras relaciones mutuas. No sé a dónde iremos desde aquí, pero sí sé lo que tenemos, lo que debemos hacer si queremos llegar a un buen lugar: tenemos que empezar a crear amor por los otros. Mientras más trabajemos, más rápido mejorará nuestra situación.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Judíos, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*