Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Antisemitismo en Australia: causa y solución.

Antisemitismo en Australia

Australia no es lo que pensamos. El nombre  “Australia” despierta en nuestra imaginación un paraíso pastoral y lejano, de espacios abiertos, playas tropicales, desiertos, cordiales residentes y canguros saltarines.

Pero esta imagen perfecta se rompe ante dos severos eventos antisemitas sufridos por niños, semanas atrás, que son tan solo la punta del iceberg.

El primero se trata de un niño de cinco años que ha sido objeto de acoso antisemita en su escuela todos los días durante cuatro meses.

Después de una regresión y volver a orinarse durante las noches, de buscar excusas para no asistir a la escuela y de mostrar señales de agobio, salió a la luz la dolorosa verdad: sus compañeros de clase descubrieron que estaba circuncidado, y desde ese momento el camino hacia el abuso fue corto.

Empezaron a llamarle “engendro judío”, “sucio judío” y “cucaracha judía”, y lo humillaron hasta el piso. 

En otra escuela, un alumno de doce años fue llevado al parque por sus compañeros de clase y allí lo obligaron, bajo amenazas, a agacharse y  besar los pies a un niño musulmán; y por supuesto lo fotografiaron y compartieron el incidente en Instagram. Durante los siguientes meses el niño siguió siendo acosado con apodos antisemitas como “mono judío”; lo golpeaban, lo amenazaban y lo maldecían. Además de una lesión en la cara, que terminó en el hospital, el niño comenzó a sufrir de estrés agudo.

En ambos casos, las escuelas negaron que se tratara de casos antisemitas y no sancionaron a los niños que lo maltrataron sino que simplemente siguieron su rutina; en cambio, los niños judíos tuvieron que cambiar de escuelas. Pero, ¿quién les promete que esto no les volverá a pasar? ¿Quién garantiza que esto no le ocurrirá a otros niños? Si pensábamos que esto no podría ocurrir en Australia, aquí están las pruebas de que sí ocurre. El informe de antisemitismo del 2018 del Comité ejecutivo de la Agencia Judía Australiana (ECAJ) revela un aumento sin precedentes de un 59% de casos antisemitas en Australia en comparación con el año anterior. Los casos incluyeron hostigamiento y amenazas por correo electrónico y por teléfono, abuso verbal, vandalismo, carteles antisemitas y grafitis que se extienden en el entorno público sin objeciones. Y estos son solamente parte de los hechos, ya que la mayoría no son informados, y los judíos continúan sufriendo acosos y maltratos de camino a las sinagogas los sábados, en las fiestas judías o en distintos eventos en forma continua. 

Alrededor de un tercio de los eventos no son casuales, sino el resultado de una organización deliberada de la “Resistencia Antípoda”, un grupo neonazi que opera en Australia, que publica en universidades, escuelas secundarias y en lugares públicos donde habitan judíos, carteles  advirtiendo acerca de “el veneno judío”.

La Australian Broadcasting Corporation (ABC) también proporciona una plataforma para el antisemitismo. Esta estación nacional de radio y televisión en Australia no restringe ni bloquea comentarios antisemitas que fluyen libremente en su página de Facebook, por lo tanto no es de extrañar que los judíos y los israelíes que viven en Australia comiencen a sentirse incómodos, por así decirlo.

Tengo varios estudiantes y amigos allí. Debora y Avi son parte de una gran comunidad de judíos  e israelíes que viven en Bondi, un gran vecindario en Sídney. Debora cuenta que se espantó cuando vio los bancos de los vecindarios del noroeste de Sídney cubiertos con esvásticas y grafitis que exigen matar a los judíos.

Aviva y su familia también emigraron a Australia hace una década, por su trabajo, a un pequeño pueblo cerca de Byron Bay que tiene una gran comunidad de israelíes. Un día cuando Aviva estaba sentada en una pequeña cafetería, como hacía siempre, se sorprendió al descubrir que una esvástica decoraba su café. Cuando le preguntó al camarero que significaba eso, él le explicó que Hitler básicamente buscaba la paz y la igualdad y que sus ideas tenían buenas intenciones.

Resulta que incluso en una democracia estable y tolerante, donde los judíos son libres de mantener sus creencias y costumbres, hay motivos para temer. Nuevamente encontramos que los judíos no tienen ningún lugar en el mundo adonde escapar y deshacerse del rol que cargan sobre sus hombros.

La Sabiduría de la Cabalá explica que los judíos tienen un rol especial en el rompecabezas humano: “El propósito de Israel es unir al mundo entero en una sola familia”, escribe Rav KuK. El pueblo de Israel es un pueblo especial que se fundó bajo el acuerdo común de amarse y vivir “como un solo hombre en un solo corazón”.

El método de unión del pueblo judío, que ha sido inculcado a los judíos y que es además un método capaz de unir al mundo, es llamado sabiduría de la Cabalá; por lo que es nuestro deber utilizarlo y generar la tan esperada unión entre nosotros y ser un ejemplo para el mundo entero, que sufre de una profunda separación y crisis continua. Pero mientras estemos ocupados con nuestros conflictos internos y permitimos que nuestros egos irrumpan más intensamente, no logramos elevarnos por encima de ello y unirnos por encima el ego, aumentará el antisemitismo en el mundo y nos recordará de manera difícil que tenemos un papel que desempeñar.

La única manera de erradicar el odio hacia los judíos en el mundo es ejercitar el amor entre nosotros para luego esparcirlo por toda la humanidad. 

Más sobre el papel de Israel: http://bit.ly/2VCke4q

Etiquetado con: ,
Publicado en: Antisemitismo, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*