Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Fundación del Estado de Israel, ¿qué hemos aprendido?

Sucedió hace setenta y un años. Masas de judíos en Israel y la diáspora se amontonaron alrededor de los receptores de radio, fascinados por el voto más dramático en la historia de la Tierra de Israel. Después de largas horas estresantes, el 29 de noviembre de 1947, la declaración final del anunciador estadounidense cortó el tenso silencio: “Treinta y tres a favor, trece en contra … Se acepta la propuesta”. ¡Se estableció la declaración del establecimiento del Estado de Israel!

 

Si le pregunta a la generación anterior dónde estaban el 29 de noviembre de 1947, les responderán con voz temblorosa: que recuerda el estallido de alegría, bailes y abrazos, y llorará cuando recuerde cómo sobrevivió al holocausto. Hicieron sonar las bocinas de los automóviles y shofares, gritaron de júbilo en las calles; el sueño de un estado judío se concretaba ante sus ojos.

 

En la noche del anuncio, sentimos cómo era realmente estar todos juntos, unidos como uno solo. Desde entonces, sin embargo, hemos pasado setenta y un años de guerras interminables y conflictos internos. Ciertamente tenemos logros de los que estar orgullosos: tenemos una bandera y un himno, un ejército, una aerolínea, una industria de alta tecnología y más. Pero, ¿nos hemos convertido en lo que soñábamos ser, un solo pueblo, completo, unido? ¿Con un país independiente y libre? Y si por casualidad hubiera un voto hoy en la ONU, ¿alguien firmaría un resultado similar?

 

Entre los sueños del pasado y la realidad del presente hay un abismo. En algún lugar del camino nos perdimos. Aunque regresamos a la Tierra de los Patriarcas después de dos mil años de exilio, e intentamos establecer una cultura hebrea renovada aquí, eso no es suficiente. Han pasado setenta y un años, y aún no hemos encontrado el adhesivo que hará que esa alegría momentánea sea completa y duradera. Además, hay otras voces extremistas que afirman que el estado judío ha perdido completamente su derecho a existir e incluso pide su boicot.

 

Esto no es lo que piensan los cabalistas. Con el debido respeto a las Naciones Unidas, la justificación de la existencia del estado se creó al comienzo de los días, cuando el Patriarca Abraham  reunió a varios estudiantes de los babilonios que deseaban descubrir la fuente de la vida, juntos descubrieron el método de la trascendencia y responsabilidad mutua. La realización del sistema de Abraham y su transferencia a toda la humanidad es el verdadero y único mandato que hemos recibido de la Naturaleza Suprema, tanto para nuestra existencia como nación como para el pueblo de Israel.

 

Los largos años de exilio nos hemos alejado de la misma misión espiritual, y hemos existido como otra nación egoísta. Pero hacia finales del siglo XIX se produjo un cambio fundamental. El pueblo judío comenzó a sentir una fuerte necesidad de regresar a su tierra y establecer un estado independiente. En el tiempo perfecto, el método de Abraham, la sabiduría de la Cabalá, también comenzó a redescubrirse para todos. En este contexto, Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam) y el Rav Kuk, los grandes cabalistas del siglo XX, determinaron que nuestra independencia externa depende directamente del logro de la independencia espiritual. “Mientras no elevemos nuestro propósito de la vida física, no tendremos un renacimiento físico, porque somos los hijos de la idea”. (“Exilio y Redención”)

 

En otras palabras, es imposible construir una sociedad basada en valores y principios egoístas que son el fruto de la mente humana. Incluso si parece por un momento que tienen éxito en otros países. En nuestro caso, regresamos a Israel solo para construir una sociedad basada en el amor fraternal, y luego para enseñar al mundo cómo conectarse. Esta es la única justificación de nuestra existencia aquí.

 

En Israel del 2018, el cisma se celebra mientras el antisemitismo levanta su feroz cabeza. El miedo al enemigo es casi lo único que nos conecta. Pero esta realidad agrietada es una oportunidad de oro para construir nuestra vida compartida como nación, sobre bases sólidas que se basan en nuestra naturaleza original. Los nuevos círculos de danza deberían construirse esta vez alrededor de nuestro ideal espiritual. El mundo nos presiona a través del antisemitismo, a la espera de que le invitemos a unirnos al círculo de amor en expansión. De corazón a corazón, de la mano, nos conectaremos hasta llegar al mundo entero.

Publicado en: News